Tendencias en el mercado de la domótica

Meritxell Esquius
Meritxell Esquius
enero 12, 2015 in Know How

Son varias las voces que vamos escuchando poco a poco sobre el freno de esta crisis. Nosotros no entraremos en temas políticos, pero sí en las tendencias del mercado de la domótica y las expectativas de los próximos años.

Según un estudio de CEDOM y los comentarios del director de esta misma asociación, Oscar Querol, en una entrevista realizada por Matelec, el sector de la domótica ha dejado de caer. Para empezar, y sabiendo la situación de nuestro país, creemos que es una buena noticia para los que nos dedicamos a temas de Smart Home.

Según dice Querol, aún estamos esperando que se consolide la tendencia del leve crecimiento experimentado el año pasado. Lo cierto es que todas las partes, fabricantes, instaladores y demás profesionales tenemos ganas de mirar el futuro con optimismo y si así nos van acompañando los datos mucho mejor!

imagen 2016

2016 – Potenciar el ahorro y eficiencia energética

El sector confía en la creciente concienciación por parte de los ciudadanos en potenciar el ahorro y eficiencia energética en sus casas, de forma que la Domótica puede suponer un factor clave para este propósito. Se prevé que éste será el factor de compra clave para los sistemas domóticos, el ahorro energético.

El papel de la Administración también es importante para impulsar el sector y dinamizar el mercado. Según parece, las políticas impulsadas desde Europa y España están siendo dirigidas a potenciar también la eficiencia energética, por lo que es una buena noticia.

En lo referente al mercado de reformas y rehabilitaciones, aunque de momento tenga poco peso en el conjunto del mercado, el Gobierno ha apostado por el Plan de fomento del alquiler de viviendas, la rehabilitación y la regeneración urbanas 2013-2016.

imagen 2018

2018 – Fuerte incremento de las tecnologías inalámbricas

Las tecnologías inalámbricas toman un papel importante en la previsión del crecimiento de los sistemas domóticos. Son cada vez más los dispositivos domóticos inalámbricos que aparecen en el mercado y más los hogares conectados a internet con dispositivos móviles en sus manos.

Según ABI Research, en 2018 está previsto que haya 500 millones de dispositivos domóticos inalámbricos en nuestros hogares (ante unos 17 millones de dispositivos en 2013), por lo que se prevé un muy fuerte crecimiento en este aspecto.

La gran ventaja de los dispositivos inalámbricos es que no se precisan costosas obras en casa y la instalación acostumbra a ser bastante sencilla, además de un fácil manejo, por lo que presenta una opción muy atractiva para los usuarios. Si además hablamos de la posibilidad de realizar auténticas Smart Homes con la mayor parte inalámbrica, el sector va a dar un salto muy importante.

imagen 2020

2020 – La era de la información

Según la empresa americana líder mundial en investigación de tecnología de la información, Gartner, en 2020 habrá 30 mil millones de dispositivos conectados a la web y será la era de la creación de información.

Los hogares crearán información de prácticamente todos los dispositivos, facilitando una correcta gestión por parte de los usuarios e información cualitativa a los fabricantes para seguir ofreciendo las mejores soluciones. Este incremento en la generación de información vendrá acompañada de mejoras en los procesos de seguridad, sector que invertirá grandes cantidades de recursos.

Actualmente, podemos ver que empiezan las estrategias de gigantes como Google, cuando adquirió Nest, entrando en el mundo de los termostatos inteligentes y detectores de humo. Debemos tener en cuenta que cuando los grandes compran, hacen vibrar el mercado y en este caso es una buena señal para nuestro sector.


No olvidemos que hay una diferencia entre gadgets inteligentes, dispositivos como bombillas o lavadoras que se controlan desde smartphone, frigoríficos que te indican qué te falta comprar o termostatos “inteligentes” y entre una Smart Home como nosotros la entendemos. Los primeros son atractivos por su habitual facilidad de uso pero son independientes los unos con los otros. Una casa inteligente es una casa integrada, que sabe como actuar ante cada situación. Si hace demasiado sol y quieres mantener la temperatura fresca en el interior, se bajarán las persianas automáticamente, sin necesidad de dar la orden expresamente (ni desde smartphone).

Una casa con domótica, a nuestro entender, debe estar automatizada y permitirnos no sólo la comodidad de controlar los dispositivos a distancia, sino también de saber que nuestra casa está ahorrando energía y que nos aporta seguridad.

"Quiero descubrir más sobre LOXONE"